Bioestimulantes Agrícolas Para Plantas

Los bioestimulantes agrícolas se encuentran entre los productos más antiguos que la agricultura viene utilizando.

La estimulación del crecimiento de las plantas con miras a incrementar los rendimientos de los cultivos siempre ha sido una necesidad para el productor agropecuario.

Hacer frente a las inclemencias meteorológicas, es un momento crítico para el agricultor y en DISPER lo sabemos bien.

Comunmente, se conoce los efectos que los bioestimulantes poseen en las plantas, pero el modo de acción en ellas, es una tarea contínua de investigación.

DISPER da claridad y base científica de por qué los bioestimulantes vegetales son productos prioritarios para la agricultura del presente y del futuro.

Las inclemencias del tiempo, las enfermedades y las plagas son enemigos y fatalidades de nuestros cultivos. La obtención de una cosecha rentable, casi siempre está en juego.

Te informamos algunos aspectos y consideraciones claves del uso de bioestimulantes agrícolas

 

¿Qué son los bioestimulantes para plantas?

Según el Dr. Patrick Du Jardin un bioestimulante es cualquier sustancia o microorganismo que, al aplicarse a las plantas, es capaz de mejorar la eficacia de éstas en la absorción y la asimilación de nutrientes, tolerancia a estrés biótico o abiótico o mejorar alguna de sus características agronómicas, independientemente del contenido en nutrientes de la sustancia”.

Los bioestimulantes agrícolas accionan sobre la fisiología de la planta de diferentes formas y por distintos canales para potenciar el vigor del cultivo, el rendimiento y la calidad de la cosecha.

Los bioestimulantes vegetales son productos de orígenes diversos, sin residuos y seguros.

 

 

¿Por qué usar bioestimulantes agrícolas?

 

Cuando un agricultor tiene un problema agronómico en su campo, dispone de múltiples opciones de insumos agropecuarios para resolver la situación de su cultivo.

¿Por qué usar bioestimulantes vegetales? Los bioestimulantes en la agricultura mejoran la asimilación de nutrientes y el desarrollo de las plantas. Son un insumo estratégico en el plan de fertilización, prevención y control de plantas.

 

 

¿Cómo se clasifican los bioestimulantes agrícolas?

Las categorías de productos bioestimulantes se sitúan en un contexto novedoso, lo cual hace, que la reglamentación a nivel mundial no se encuentre totalmente cerrada.

Hay cierto consenso en la definición de categorías de bioestimulantes entre científicos, reguladores, productores y agricultores.

 

Las principales categorías de productos bioestimulantes son:

Ácidos húmicos y fúlvicos

Las sustancias húmicas son constituyentes naturales de la materia orgánica de los suelos, una colección de compuestos heterogéneos, originalmente categorizadas de acuerdo a su peso molecular y solubilidad en huminas, ácidos húmicos y ácidos fúlvicos.

 

Aminoácidos y mezclas de péptidos

Se obtienen a partir de la hidrólisis química o enzimática de proteínas procedentes de productos agroindustriales tanto vegetales como animales

 

Extractos de algas y de plantas

Existe un crecimiento exponencial del uso comercial de extractos de algas o compuestos purificados como polisacáridos de laminarina, alginato y carragenanos.

 

Quitosanos y otros biopolímeros

Los polímeros/oligómeros de tamaño variado se usan habitualmente en alimentación, cosmética, medicina y recientemente en agricultura.

Tienen la capacidad de unirse a receptores específicos responsables de la activación de las defensas de las plantas.

 

Compuestos inorgánicos

Los elementos químicos favorecen el desarrollo de los vegetales, pero no son demandados por la totalidad de la planta.

 

Hongos beneficiosos

El uso de los hongos micorrícicos crece y colabora en la promoción de la agricultura sostenible.

 

Bacterias beneficiosas

La aplicación de bacterias beneficiosas en los cultivos empieza a ser una práctica común dentro de los esquemas de bioestimulación.

 

 

Mitos y Curiosidades sobre los bioestimulantes agrícolas

Existe la confusión de que los bioestimulantes son fertilizantes y este punto es equívoco. Los bioestimulantes complementan la nutrición y la protección de cultivos. No tienen una implicación directa sobre las plagas.

Los bioestimulantes orgánicos o ecológicos son colaboradores imprescindibles para hacer frente a los retos de la agricultura del futuro.

Aportan elementos esenciales a los cultivos que los hacen más resistentes. Siendo una herramienta eficaz contra el estrés abiótico, protegiendo y mejorando la salud del suelo.

Los bioestimulantes ayudan a los fertilizantes a ser más eficaces. Su efecto repercute en la prolongación de la poscosecha del producto final.

Los bioestimulantes no contienen hormonas activas, pero sí macro y micronutrientes en pequeñas concentraciones.

 

 

Beneficios del uso de bioestimulantes agrícolas

  1. Los bioestimulantes vegetales ayudan a combatir los efectos del estrés ambiental.
  2. Los bioestimulantes vegetales promueven una mejor germinación y desarrollo de raíces, lo cual aumenta el vigor y la resistencia al estrés.
  3. Los bioestimulantes vegetales aumentan el llenado y la calidad del grano.
  4. Los bioestimulantes vegetales promueven el crecimiento de las plantas.

 

 

Los bioestimulantes agrícolas y la agricultura sostenible

Los bioestimulantes agrícolas se asocian a la agricultura orgánica o ecológica. En la actualidad, por medio de la investigación, la agricultura convencional tiene un aliado indispensable para una correcta nutrición y protección de los cultivos.

La población mundial necesita alimentos y por ende, aumento s del rendimiento s de los cultivos que puede fomentarse con el uso de bioestimulantes.

Los bioestimulantes agropecuarios aumentan la tolerancia de las plantas frente a efectos adversos de estrés abiótico, favoreciendo el desarrollo de microorganismos benéficos del suelo y generando una mayor resistencia a la erosión.

 

 

Conclusión. Bioestimulantes para plantas

La lectura informativa del quehacer de los bioestimulantes agrícolas nos permite conocer y fomentar su uso en la producción vegetal, vislumbrando el panorama de la agricultura actual y futura.

Los bioestimulantes DISPER y su probado efecto agronómico se han posicionado en los últimos años como aliados para el productor agropecuario. Acompañan al agricultor a potenciar sus cosechas.

DISPER cumple un rol de vanguardia en la investigación de bioestimulantes para plantas identificando nuevos compuestos bioactivos y microorganismos beneficiosos, avanzando en el conocimiento preciso de los mecanismos bioquímicos y fisiológicos en los vegetales.